20 de febrero de 2006

Morbo



í, soy una morbosa, qué le vamos a hacer. Pero, veamos un momento. ¿Qué es el morbo? Según la RAE, el morbo tiene las siguientes definiciones: "1. Enfermedad. 2. Interés malsano por personas o cosas. 3. Atracción hacia acontecimientos desagradables. " La enfermedad la descartamos, yo estoy sanísima. La atracción hacia acontecimientos desagradables, como les pasa a los que cuando se cruzan con un accidente con muertos en la carretera no pueden apartar la vista, es común, pero no me parece que tenga nada que ver con el sexo.
Nos queda el interés malsano. ¿Y qué es malsano? Nuevamente la RAE nos auxilia diciéndonos que es algo "1. Dañoso a la salud. 2. Moralmente dañoso". Ah, ahí quería yo llegar. El morboso es el que se interesa por cosas que moralmente no están bien. Se podría decir, pecaminosas. Y aquí el campo se amplía todo lo que el observador quiera. Porque a alguien muy reprimido le puede parecer morboso notar un inocente pezón bajo la tela de un bañador en la playa; pero igualmente, a alguien muy desinhibido ese mismo pezón le parecería lo más natural del mundo (y seguramente aún le parecería más natural si no llevara el bañador encima).
La definición de morboso, pues, creo que está muy relacionada con el concepto de los tabúes. Para unos los tabúes cubren un amplio espectro (sobre todo de la sexualidad, claro está), para otros casi no existen. Si buscamos información en Internet, enseguida nos aparecerá un amplio repertorio de páginas repletas de sangre y filias varias. Pero mi concepto es más sencillo: me da morbo todo eso que haría escandalizar a mis vecinos si lo supieran de mí.
Porque tengo un amante y me gusta tenerlo. Porque disfruto practicando sexo donde no se debe, incluidos lugares religiosos. Porque me encanta utilizar la oficina de mi jefe para hacer gorrinadas, solitarias o compartidas (aunque no con mi jefe). Porque sé que dar el pecho a una criatura es una experiencia de lo más erótica. Porque me gusta imaginar lo que tienen bajo el pantalón los hombres que me atraen. Porque disfruto leyendo historias de sado, de incesto, de tantas otras cosas aunque nada de todo eso me excite en la vida real y seguramente no lo practique nunca. Porque no descarto formar parte de un trío, porque, porque soy una morbosa... ¿Y qué?
Imagen: Lars Ihring

10 comentarios:

Arnand37 dijo...

Me parece fantástico... el morbo es genial, es fantasía, es excitación. ¿Por qué no explotarlo un poco más?

Besox

Principe de la Lujuria dijo...

Bien venida a mi club... del cual eres parte integrante mucho más que especial...

Besos Húmedos

Anaïs dijo...

Arnand, un placer. Bienvenido y enlazado.
Príncipe, sabes que es mutuo...
Besos

Anónimo dijo...

¿Que es el morbo?...

Dices mientras gimes en mi oido con suspiros de placer....

¿Y tu lo preguntas?...

El morbo eres tu... Anais.

"Parafraseando a Becquer".

Mario.

Humbert dijo...

vives una sexualidad sin tabúes, y si por eso te llaman morbosa, me encanta que les contestes: "¿y qué?"

un placer

El Lehendakari dijo...

No tienes que perdir perdón ni permiso para ser morbosa, al revés, mejor para ti, sólo se vive una vez ;-) Me choca la definición del diccionario, ¿acaso es malsano hacer sexo en los probadores de unos grandes almacenes? En fin, que creo que es mejor andar sin prejuicios y voto por eso de ande yo caliente, riase la gente. Saludos de otro morboso.

Anónimo dijo...

Morbo, me encanta el morbo, sobre todo aquel q se te da de repente, aquel q te viene cuando menos lo buscas, cuando pasas al lado de un cajellon y tu sexo se abre y cierra en espera de un estacada, ese q te viene cuando viendo la tele pasas suavemente tu mano por tus muslos y te erizas y quisieras estar contra el TV y alguien matandote de placer

Inner Sanctum dijo...

Di que sí!. El morbo está en todos los lados... y la mirada da un juego sublime.

bKvtx desde Saturno.

einzig dijo...

es morbo leer el blog mas de una vez?

N&N dijo...

Excelente forma de resumirlo. Tu visión del tema es reconfortante para todos aquellos que vemos la moral como un ente mutante y pasajero, completamente ajeno a lo que en realidad somos; para los que la vemos de afuera.
Amén de que era hora de escuchar una opinión femenina al respecto; cansa un poco el discurso liberal con olor a bolas.
Y excelente la imagen.
Cambiaría la relación color de letra/color de fondo para un mejor contraste, sólo por eso te bajo la nota a 9,9. :)
Un beso!