3 de febrero de 2006

Razones

A menudo me he preguntado a lo largo de estos diez años qué es lo que me lleva a mantener una relación imposible.
Y no se me ocurren más que razones para no mantenerla.
Porque no me gusta saber que hago daño.
Porque no quiero estar pendiente de llamadas que a lo mejor no llegan.
Porque hay palabras que no pueden pronunciarse y que me queman por dentro.
Y sin embargo, cada vez que pones tu cabeza sobre mi pecho,
o que estrechas mi cintura con tus manos,
me acuerdo de por qué empezó todo esto.
Y se vienen abajo las razones y todo lo de ahí fuera.


Imagen: Ana Simonja

2 comentarios:

Principe de la Lujuria dijo...

A veces lo mejor es llevarse por la razón de la sinrazón... El mundo de los sentidos siempre es más fuerte que el de la mente... y más divertido ;-)

Besos Húmedos

Vicent dijo...

Hay que pasar por ello para comprenderlo.