8 de junio de 2006

Solo para tus ojos



La ventana de la habitación deja pasar una luz de atardecer, luz intensa de verano. He cerrado un poco las cortinas antes de que vengas. Te espero sentada en la cama, a los pies hay un sillón.

Abres la puerta sin llamar, como yo te he pedido. Entras y te sientas. Me miras a los ojos.

Miradas, siempre miradas. Tus ojos me recorren como si nunca me hubieran visto. Miran mi cuerpo, miran su calor, casi pueden verlo. Miran mis pezones que bajo la tela tan liviana toman la forma que tanto te gusta acariciar luego. Miran mi vientre que se mueve con el ritmo de mi respiración. Miran las piernas que se abren para que anticipes el placer que te daré cuando se cierren sobre tus caderas.

La penumbra dibuja mis contornos, acoge mis gemidos y vela tus susurros. Tócate para mí, me dices sin decirlo. Mis dedos me acarician, primero por encima. ¿O son tus dedos? Reconoces la humedad que me provocas, reconozco la excitación que te desborda. Tú también te estás tocando, pero todavía no te acercas. Tu vista no se aparta de mis dedos, que me recorren, resbalan por mis pliegues, entran por mis huecos.

Los tirantes han caído por mis hombros, nada te impide ya ver mis pezones tan duros como tu lengua los sentirá luego. Los dedos van y vienen, húmedos de mi lengua, dejando un surco brillante por mi vientre, más húmedos aún de mi río más secreto, mírame, aquí me tienes, toda para ti, ven y acércate, dame lo que quiero.

Foto: Jindrich Vanek

3 comentarios:

solojose dijo...

por un momento creí estar en la habitación

achuchones

Alejandro dijo...

Ah Anaís.Me he venido contigo.
Ahí he estado. Tal como lo habías pedido. He entrado sin llamar y me he quedado mirando,mirándote. Te lo he pedido con la mirada y lo has comprendido y no es que hayas accedido, sino que eso era lo que querías acariciarte para ti y para mi.Provocarme para que me acariciara para mi y para ti. Y lo fuimos haciendo simultáneamente,lentamente, encendiéndonos,consiguiendo erecciones y humedades en cada uno,llevando el deseo hasta el límite,haciendo un ejercicio de voluptuosidad,morbo,placer,sensualidad,lentitud y vértigo Lo disfrutamos,nos disfrutamos,vestidos,desnudándonos,semivestidos,desnudos,estimulados,y te vi ir llegando al climax y te di lo que me pediste y lo dejé sobre ti. Y me quedé contigo. Ahí estoy esperando,espérándote,para empezar otra vez ,de otra manera,a escondidas de todo, de todos, menos de nosotros dos.Y sigo esperando que vengas con más que una frase y un desencuentro, a mi lugar de sol solitario

Humbert dijo...

la visión de esa mano bajo el encaje y leer tus delicadas palabras no hacen más que recordarme todo lo que he dejado de disfrutar estas últimas semanas.

un placer.