3 de septiembre de 2006

Me gustaría...





veces me gustaría ser la princesa de tu historia.

Que me acariciaras el pelo mientras me apoyo en tu pecho.

Que me miraras dormir mientras te sueño.

Que secaras mis lágrimas diciéndome que no pasa nada.

Que entre tú y yo no estuviera escrita la palabra "lejos".

A veces, sólo a veces, me gustaría ser la princesa de tu cuento.


10 comentarios:

Eduardo Parra Istúriz dijo...

Y... a mi también me gustaría tenerte de princesa, que te apotyes en mi pecho y que no existiera la condenada palabra: "lejos".

Erotismo dijo...

la distancia... tan mágica pero dolorosa.

Perseo dijo...

Cielo, sabes que las cosas muchas veces ocurren porque tienen que ocurrir, otras veces ocurren porque nos las encontramos, y la mayoría de ellas, ocurren porque las merecemos, porque las hemos buscado y porque nos las hemos ganado. En este caso, aunque sea doloroso y dificil de afrontar, al final recibirás tu grata recompensa, ya lo verás.

Ya sabes dónde encontrarme, Perseo

Anónimo dijo...

me gustaria poder publicar alguna historia tuya en mi web indicando la referencia.
www.elcallejonoscuro.com

mi correo

callejon.oscuro@mailcity.com

Hermes dijo...

Piensa si la duda te la genera la lejanía... o la duda la tienes en todo caso...

crissalida dijo...

Hola! Te he leido por aqui y por alla y he decidido enlazarte en mi blog si no te molesta. Un saludo y espero proximos relatos y pensamientos.

El Señor de la Mansión dijo...

Que hermosa estás cuando pides ternura, cuando buscas protección.
Te siento como un pajarillo que, agotado por el esfuerzo, buscase el hueco de mis manos para refugiarse en su seguridad hasta que despunte el nuevo día.
Ha sido una sensación hermosa y tierna.
Gracias por regalárnosla.

Perro Iluso dijo...

Entonces dejame que te haga personaje de este cuento, que aqui es donde yo me envisto con armadura negra en busca de vos.





Pronto vuelvo...

Mar de Isaac dijo...

Encantamientos medievales, resurgir entre deseos y palabras rituales, asi evocar tu ser junto al mio.



Pronto vuelvo...

Juanjo dijo...

Te noto triste...