11 de octubre de 2006

Ausencia


Es de noche y otra vez me faltas.
Cuando no estás
no me calma el roce de las sábanas.
Mis manos te piensan
y mi mente te toca
pero no me basta.
Sigo esperando tu voz
para llenar el silencio de mi madrugada.



Fotos: O'bone, Gabriele Rigon

8 comentarios:

Jota Condor dijo...

La ausencia del amante duele, y esa soledad en la cama vacía.
No hay sucedaneo que la pueda llenar.
Ojalá recuperes su presencia, y te llene de nuevo...
Besos,

Víctor dijo...

A mi es que no me gusta dormir solo :P
Siempre mejor acompañado.

Eduardo Parra Istúriz dijo...

Y por supuesto, si se tratase de mí, cuidaría muy bien de no faltar ni una noche a la cita en tu cama... saludos desde Cóncavo y con sexo.

Carlos dijo...

Es difícil esperar. Más que nada porque cuanto más esperas, más se acrecienta el deseo porque llegue ese momento.

Juanjo dijo...

Bienvenida de nuevo, yo sí he notado tu ausencia...

selene{S} dijo...

nada calma su ausencia... ni nuestras caricias, ni nuestro deseo.

todo se hace eterno hasta no ver como aparece de nuevo.

selene{S}

Valeria dijo...

"Sigo esperando tu voz
para llenar el silencio de mi madrugada."
es fantástico.
Seguro que no se hará esperar demasiado.
Un saludo.

Humbert dijo...

las noches de ausencia se hacen largas. las noches en buena compañía se hacen eternas.

un placer.